Skip to main content
Yo Académica

Daniela Corrales Benedetti

Mi nombre es Daniela y desde mi nacimiento he enfrentado el desafío de vivir con una condición médica llamada osteogénesis imperfecta, también conocida como «niños con huesos de cristal». Esto marcó mi vida desde temprana edad, rodeándome de un entorno médico que despertó en mí un profundo interés por la ciencia. Desde que era pequeña, me veía a mí misma con una bata cuando me preguntaban qué quería ser de mayor.

A medida que crecía, mi fascinación por la ciencia se hizo más evidente, y el sueño de trabajar en investigación se arraigó en mi mente. Aunque consideré varias carreras, ninguna me cautivó tanto como la microbiología.

En 2019, me gradué como Microbióloga de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia. Fue durante mi tiempo en la universidad donde adquirí los conocimientos y habilidades necesarios para perseguir mi pasión por la investigación. Sin embargo, a lo largo de mis estudios académicos, enfrenté momentos de duda y cuestionamiento. La pregunta de si sería capaz de desenvolverme plenamente en un entorno de laboratorio debido a mi movilidad reducida surgió en más de una ocasión.

Fue durante mi último año de carrera cuando decidí confiar en mí y en mis capacidades. Y decidí realizar mis prácticas en el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) en Valencia, España. Fue una decisión que cambió mi perspectiva por completo, no solo me demostro que mi condición médica no era un obstáculo para mi trabajo, sino que también me mostró una visión más inclusiva sobre la discapacidad en comparación con mi país de origen.

Razones por las cuales después de graduarme regresé a España para realizar mi máster en Biología Molecular, Celular y Genética en la Universidad de Valencia. Actualmente, me encuentro en el último año de mi doctorado en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) en el Instituto de Agroquímica y Biotecnología de Alimentos (IATA), en el grupo de bacterias lácticas y probióticos donde me he centrado en el estudio del metabolismo del fosfato en bacterias lácticas.

Mi historia es un testimonio de resiliencia, perseverancia y pasión por la ciencia. A pesar de los desafíos únicos que he enfrentado, estoy decidida a seguir adelante y contribuir al avance del conocimiento científico. Quiero inspirar a otros a no rendirse ante las dificultades y a seguir persiguiendo sus sueños. A lo largo de mi camino, he aprendido a adaptarme y superar cualquier obstáculo con determinación y esfuerzo, todo para cumplir mi sueño de convertirme en investigadora.