Skip to main content
Yo Académica

Irene Esteban Cornejo

Desde un pequeño pueblo de Segovia, hasta el fin del mundo. Mi infancia la viví en El Olmo, un pueblo de Segovia de menos de 30 habitantes; y mi adolescencia en Boceguillas, otro pequeño pueblo segoviano algo más poblado (600 habitantes). La ciencia no llegaba a los colegios, pero mucho menos a los colegios de zonas rurales en aquellos años (1988-2005). Personalmente, nunca tuve la vocación de ser científica, pues era un campo totalmente desconocido para mí. Pero lo que sí me caracterizaba desde muy pequeña era mi afán por investigar sobre cualquier situación, así como persistir y tratar de conseguir cualquier cosa, por insignificante que pareciera.

Actualmente, como Investigadora Ramón y Cajal, y después de mi camino recorrido por diferentes rincones de todo el mundo, el único secreto es creer en ti, no rendirte, rodearte de un buen equipo humano, y disfrutar del camino con ilusión, motivación, confianza, humildad, compromiso, gratitud, y compañerismo; así llegarás tan lejos como te propongas, sin darte cuenta y sin importar tu procedencia.